7° Atlanticazo

4 de julio 2022

HOY, COMO CADA 4, EL ATLANTICAZO VUELVE A GANAR LAS CALLES CON LA FUERZA DEL MAR Y LAS COMUNIDADES COSTERAS.

El pasado 19 de junio se cumplió un año de aquella primera acción de difusión y resistencia contra la instalación de petroleras en el mar.

Ante el avance del proyecto petrolero costa afuera que el gobierno pretendía  instalar a espaldas del pueblo, un  pequeño grupo de compañeres, provenientes de distintos espacios y asambleas socio ambientales, empezamos a organizarnos para visibilizar esta nueva embestida del extractivismo que amenaza la naturaleza, los bienes comunes y nuestro territorio.

En este año, donde la frase MAR LIBRE DE PETROLERAS se convirtió en un mensaje colectivo y cotidiano, hemos transitado por muchos momentos y acciones que nos permitieron llevar nuestra lucha a distintos rincones del planeta. El ATLANTICAZO se convirtió en símbolo y bandera de la resistencia contra el extractivismo.

Asambleas, charlas, volanteadas, murales, mesas de difusión, marchas, artivismo, presentaciones judiciales, comisiones de trabajo, encuentros de intercambio presenciales y virtuales con otros territorios, notas en los medios, falsas audiencias y consultas públicas, festivales, solidaridad con otras luchas, bronca, alegría, llanto, festejo, construcción de comunidad. Cada una de esas palabras resuena en nuestra mente, atraviesa nuestrxs cuerpxs, nos convoca, nos hermana. Fueron parte de este año tremendamente agotador pero muy movilizante, donde construimos resistencia desde nuestro compromiso con el mundo que queremos, sin explotación de la naturaleza ni de los seres que somos parte de ella.

Por eso, queremos reivindicar cada acción realizada durante este año. Cada aporte, cada idea, cada tarea puesta en marcha por cada una de las personas que sumaron a esta lucha, construyeron este gran ATLANTICAZO que sigue creciendo con la fuerza del pueblo en las calles.

Y es necesario reivindicar que, a pesar de la pandemia, del cerco mediático, de la propaganda propetrolera del gobierno y las corporaciones, del fuerte lobby del empresariado local, del discurso mentiroso sobre progreso y trabajo que nos quieren vender rapiñeros como el SIMAPE, la CGT, el CLUSTER DE ENERGÍA, el COLEGIO DE INGENIEROS, el CONSORCIO PORTUARIO, entre otros, la voz de la comunidad se sigue expresando en contra de la destrucción del mar, de nuestras economías regionales y del extractivismo petrolero que pone en riesgo nuestro desarrollo socio cultural.

El gobierno nacional, mientras tanto, sigue impulsando la instalación de petroleras costa afuera, en una alocada carrera por instalar la mayor cantidad de proyectos extractivistas en el menor tiempo posible. La designación de Daniel Scioli al frente del Ministerio de Desarrollo Productivo, no hace más que consolidar este «club de amigos del offshore» teniendo en cuenta que su primer acto en  su nuevo cargo, tuvo lugar en nuestra ciudad, en el hotel de su viejo socio y dueño de La Capital.

Allí estuvieron también Axel Kicillof y buena parte de su gabinete junto a empresarios locales, donde hizo explícito su apoyo a esta actividad extractiva, proponiéndola como un hecho que puede cambiar la matriz productiva de Mar del Plata y la Provincia.

En este escenario político, dónde los conflictos socioambientales se repiten en números territorios del país, la Cámara de Apelaciones de la Justicia Federal decide levantar la medida cautelar que frenaba la exploración sísmica por parte de Equinor, pero a la vez le exige al estado nacional una Declaración de Impacto Ambiental complementaria para poder avanzar. Instamos al poder  judicial a acompañar el reclamo de las comunidades, velando por el cumplimiento de nuestro derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación no sólo a quienes habitamos los territorios hoy, sino también garantizandolo a las generaciones futuras. Dictaminar a favor del desarrollo de este proyecto extractivista, les convierte en cómplices del ecocidio planificado por el gobierno nacional y las corporaciones.

El pasado 17 y 18 de junio, se desarrolló un ENCUENTRO DE COMUNIDADES COSTERAS, en la ciudad de Bahía Blanca. Allí compartimos dos días de intercambio de saberes y  experiencias con Asambleas de Bahía Blanca, Miramar, Necochea, Viedma y Las Grutas.

Pudimos aprender de la lucha del pueblo bahiense y whitense, impactados por un Polo Petroquímico que también se instaló con la promesa de progreso y empleo, pero que hoy sólo genera el 1% del trabajo local. En cambio, sí produce un enorme daño ambiental, económico y social: La contaminación de la ría por los desechos industriales, genera la muerte de la fauna marina, destruyendo por completo el trabajo de familias de pescadores artesanales y de trabajadores de plantas de procesado. La contaminación del aire genera afecciones respiratorias y oculares, además de una alta tasa de cáncer en la población cercada por el polo petroquímico. Ruidos y olores permanentes, explosiones, escapes de sustancias altamente peligrosas. La precarización laboral allí instalada hace décadas, termina engrosando la dolorosa lista de asesinatos laborales que nunca obtienen respuesta del estado ni de la justicia, dejando a familias destruidas.

Son comunidades que se enferman, conviven con el miedo a un nuevo «accidente», y hasta terminan acostumbrándose al sufrimiento ambiental que les provoca vivir en una zona de sacrificio. Pero también se indignan y luchan para cambiar esa realidad abrumadora a la que son sometidas cotidianamente.

Éste encuentro nos permitió reconocernos, entrelazarnos, y fortalecer ese vínculo que venimos construyendo con las pequeñas acciones realizadas en conjunto. Sentimos que el mar no sólo nos identifica como comunidades costeras sino que nos une en una lucha que no tiene fronteras y que crece día a día, hermanda a la lucha contra la megaminería, el fracking, el agronegocio y todas las luchas contra el extractivismo.

Desde el nacimiento de esta ola que no para de crecer, nos identificamos con la lucha anti extractivista del pueblo chubutense, que todos los 4 de cada mes sale a las calles en defensa del agua y la vida.

No podrán detener ésta marea que se expande por toda la costa atlántica. No podrán silenciar nuestra voz, censurar nuestros murales, invisibilizar nuestro reclamo. Porque el ATLANTICAZO seguirá brotando y resistiendo. Porque somos mar, somos territorio, somos comunidad, somos la pacha defendiéndose!

¡FUERA LAS PETROLERAS DE NUESTRO TERRITORIO!

¡NO ES NO!

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram