17° Atlanticazo

4 de mayo de 2023


Un nuevo ATLANTICAZO nos convoca, porque es en las calles donde realmente podemos expresar nuestra voz.

Ante el rechazo al proyecto petrolero, que las comunidades costeras venimos manifestando desde hace casi dos años, éste gobierno responde servilmente a los intereses de las corporaciones mientras intenta teñirse de democracia verde convocando a falsas consultas públicas dónde se presenta de manera fragmentada el terrible impacto que la explotación petrolera costa afuera tendrá sobre el mar y sobre los territorios costeros.

La hipocresía del gobierno nacional está a la orden del día. A fines de abril se realizó en la ciudad de Buenos Aires, la 2° Conferencia de Partes (COP 2) sobre el Acuerdo de Escazú.

Éste tratado regional, de América Latina y el Caribe, en Argentina entró en vigencia en abril de 2021.

Su objetivo: garantizar el derecho a la información, a la participación y al acceso a la justicia en asuntos ambientales.
Sin embargo, desde la primera Audiencia Pública realizada en julio de 2021 hemos asistido a encuentros virtuales no vinculantes, dónde la voz de la población que logra participar es cada vez más ignorada.
El corporativismo propetrolero afianza sus mecanismos de intervención en éstos encuentros y, disfrazados de vecinxs dan su voz a favor de los proyectos en cuestión, pero claro está que son parte de la maquinaria capitalista que busca despojarnos una vez más de nuestros bienes comunes.

Éstas audiencias públicas convocadas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Insostenible de la Nación son una trampa administrativa en nombre del cumplimiento del Acuerdo de Escazú, orquestadas con el único objetivo de dar la licencia ambiental a proyectos extractivistas y ecocidas, beneficiando a las grandes corporaciones multinacionales.

Finalmente, el Ministerio al frente de Juan Cabandie termina otorgando la Declaración de Impacto Ambiental a proyectos que sin ninguna duda afectarán los ecosistemas y nuestros territorios.

Por otro lado, hay un avance de la persecución y criminalización de las luchas socioambientales nunca antes vista. El número de compañeres judicializades por defender el ambiente aumenta sin cesar y aún continúan en prisión las 4 compañeras presas políticas mapuche. ( cumpliéndose hoy mismo siete meses)
A éste panorama se le suman los anuncios hechos por el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Argentina, asegurando la militarización de los territorios dónde se encuentran los «recursos» considerados estratégicos por el capitalismo global, lo que fue reafirmado con la visita de la Generala Laura Richardson, Jefa del Comando Sur de Estados Unidos, quién en abril se reunió con Jorge Taiana para asegurarse que desde el gobierno nacional estuvieran haciendo los deberes en relación al control del enemigo interno.

Para las comunidades, el mar no es sólo fuente de sustento económico. En éste estrecho vínculo se generan relaciones sociales, identitarias y culturales dentro de los territorios costeros.

Ellos, los capitalistas ecocidas, miran al mar y sólo ven petrodólares con los cuales llenar sus corruptos bolsillos. Y temen que la resistencia popular les impida alcanzar unas cuantiosas ganancias que ya están contando como propias.

Con la implementación de una operatoria comunicacional perversa impulsada por YPF y la Secretaría de Energía, realizan encuentros dónde construyen un relato absolutamente falso acerca de los supuestos beneficios de avanzar con el proyecto petrolero costa afuera.

Y siguiendo al pie de la letra el manual del buen extractivista, burócratas sindicales como Miguel Guglielmotti de la CGT, o empresarios locales como Marcelo Guiscardo al frente del Clúster de Energía local, repiten palabras vacías: Soberanía energética, Autoabastecimiento energético, saldos exportables, Petrodólares, desarrollo económico, controles ambientales, empresas con los más altos estándares, transformación de la matriz productiva, ciudad petrolera.

Mencionan al mar como una segunda Vaca Muerta, sin decir cómo se vive en Añelo, Neuquén….. O se llenan la boca hablando de todo lo que «investigaron» sobre el desarrollo petrolero offshore en Brasil sin mencionar que hoy el 30% del mar brasileño está en manos de las corporaciones petroleras, que ya son miles de kilómetros de litoral marítimo interceptados para la construcción de la infraestructura petrolera: red de oleoductos, puertos, astilleros, terminales industriales, instalaciones de apoyo, estaciones de transbordo de carga, plataformas marítimas, refinerías, estaciones de almacenamiento, etc. Así se ocupan kilómetros y kilómetros de costas dónde las comunidades antes vivían de la pesca, agricultura o del turismo.

Por otro lado, Brasil colecciona incidentes ambientales pequeños y grandes, muchas veces invisibilizados por las propias empresas.

Las prospecciones sísmicas, la perforación de pozos y el tránsito de grandes buques permanente agrava enormemente la contaminación acústica en el mar, provocando la fuga de los peces y otros animales marinos e impactando sobre la pesca artesanal a partir de la cual sobreviven muchas comunidades.
Los relatos de quienes habitan los territorios arrasados por la industria petrolera no son cuentos de ciencia ficción. Son la realidad pura y cruda de muchas comunidades de Argentina y toda Latinoamérica. El extractivismo petrolero avanza sobre los territorios, contaminando los ecosistemas, el aire y el agua, generando grandes basureros altamente tóxicos, destruyendo el trabajo y la cultura de las poblaciones, rompiendo lazos sociales y violando los derechos humanos y de la naturaleza.

Por eso hoy, como cada 4, volvemos a manifestarnos a lo largo de toda la costa atlántica, construyendo una enorme Red de Comunidades Costeras que abraza la lucha contra todos los proyectos extractivistas y ecocidas.

SOMOS MARES, SOMOS NATURALEZA, SOMOS COMUNIDADES COSTERAS.

Seguiremos luchando en las calles defendiendonos de la voracidad capitalista, y construyendo resistencia para demostrar que el extractivismo petrolero NO TIENE LICENCIA SOCIAL.

¡NUESTRXS CUERPXS Y TERRITORIOS NO SON ZONAS DE SACRIFICIO!
¡FUERA LAS PETROLERAS ECOCIDAS! ¡FUERA YPF DEL GOLFO SAN MATÍAS! ¡NO AL PROYECTO FÉNIX!
¡NO ES NO!
¡NO A LA MILITARIZACIÓN DE LOS TERRITORIOS!
¡BASTA DE PERSECUCIÓN! ¡DESPROCESAMIENTO YA DE TODXS LXS LUCHADORES SOCIOAMBIENTALES!
¡EXIGIMOS LA LIBERTAD DE LAS PRESAS POLÍTICAS MAPUCHE!
¡NI UN PASO ATRÁS EN LA LUCHA CONTRA EL EXTRACTIVISMO!

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram